8.7.06

La cara y la cruz del Campeonato de España

En las dos últimas noticias del Campeonato de España de menores, escribimos sobre los ganadores y enlazamos con las puntuaciones, pero una vez en frío, es el momento de analizar todo lo que pasó en esta última edición.

Varias fueron las dificultades con las que se encontraron algunos jinetes y acompañantes.

Sin una sombra donde cobijarse, ni aire condicionado en el local social, el primer handicap de los participantes fue superar, bajo un sol achicharrante, el calor inhumano padecido durante los días de competición, por no hablar de aquellos a los que les tocó concursar a las dos del mediodía. Pero no sólo esto daba la bienvenida a los participantes, ya que muchos se encontraron que durante el día previo al comienzo de las pruebas, había más caballos que boxes, tema que se solucionó fácilmente con unos portátiles, aunque se podría haber prevenido haciendo un simple cálculo.

Otro tema curioso, fue el precio de la inscripción: 275€. De éstos, 125 eran para el concurso (inscripción, etc). Los otros 150€ iban destinados a la RFHE... que con este precio, se podría haber dignado el Sr Revuelta a darse un paseíto por las instalaciones y entregar alguna medalla, que Toledo no queda tan lejos de Madrid.

La siguiente dificultad sería asimilar algunas decisiones del Jurado de Campo, presidido por Mariano Santos, siendo la más "espectacular" la rectificación de la hoja de protocolo del presidente de una de las pruebas, Javier García Montiel, quien tras acatar servilmente las indicaciones del presidente del campeonato procedió a eliminar uno de los errores cantados por él a través de la megafonía al finalizar la reprise, firmados en su hoja particular, contabilizados por el centro de cálculo..., con los resultados publicados por megafonía y el marcador..., lo que evidentemente obligó a rectificar la clasificación de la prueba una vez finalizada la misma. ¡Increíble pero cierto! Los motivos alegados fueron que se tenía que haber tocado campana al incurrir en el primero y que al no hacerlo así el jinete volvió incidir en el segundo. Solución: quitarle un error por aquello de ir siempre a favor del jinete. Pero...¿De qué jinete? Sólo de alguno ya que esto mismo había sucedido repetidamente con otros participantes sin que esa puntual "ley de la ventaja" del Sr. Santos fuera ni tan siquiera tenida en cuenta, cosa de lo más normal ya que el reglamento particular de la RFHE dice en su articulo 31, apartado 2: "..... En los casos en que, aunque el participante haga un error de recorrido, tocar la campana rompería innecesariamente la fluidez de la ejecución..... queda a discreción del presidente decidir si toca la campana o no". Aunque el Sr Santos no hizo nada "ilegal", porque el reglamento de Doma Clásica no contempla en ningún momento que se puedan manipular las hojas de protocolo o no. En el de Doma vaquera, por ejemplo, sí lo pone claramente Una vez firmadas las hojas y entregadas a al secretaría "ni tan siquiera el propio juez podra proceder a rectificarlas". Creo que este es un buen tema a tener en cuenta en la próxima revisión del reglamento, ya que nadie nos asegura que a partir de ahora, se pueda revisar una hoja entera porque un juez se ha ido demasiado arriba, o demasiado abajo.

Otra "larga cambiada" de reglamento fue la realización de las pruebas "Equipos" de alevines, infantiles y cadetes con tan solo 3 jueces pese a que el reglamento del campeonato incluía este año que el jurado debía estar constituído por 5 jueces. Alegatos del Sr. Santos: que había muchos caballos y que de poner cinco jueces éstos sobrepasarían el total de 40 a juzgar por día según lo contemplado en el reglamento. Y todos nos preguntamos... ¿Es que no hay más jueces en nuestra querida España sin que forzosamente tengan que ser siempre los mismos habituales en todos los campeonatos y nacionales "A"?, y... ¿Cómo es que el reglamento es indiscutiblemente aplicable para unos conceptos y para otros no?. Lo más curioso del caso es que, como es de aplastante lógica, no todo el colectivo del jurado estaba de acuerdo con esas decisiones, pero en cambio si acataban sin rechistar las decisiones del Sr Mariano Santos. ¿Temor a sus represalias quizá? ¡Ojalá alguien tenga el valor de explicárnoslo!

Las competiciones por equipos también presentaron como cada año irregularidades poco comprensibles deportivamente hablando. Si recordamos las palabras que nos dirigió la vocal de Doña Rosa Mª Fradera al finalizar la edición del 2005: "Las territoriales deberán enviar sus equipos ya confirmados y avalados para que tengamos la seguridad de que son equipos que cada territorial envía o bien sus clubes federados." Siguió sin aplicarse ya que en ningún momento fue rectificada en el reglamento de doma -sí en el de salto- la ambigüedad del epígrafe correspondiente a este criterio. Así pues fue admitida la inscripción realizada por un club catalán cuya composición estuvo formada aleatoriamente con amazonas de distintas comunidades autónomas sin que dicha inscripción pasara directamente a través de la territorial. Sin embargo hasta que no se corrija esta laguna están dentro de lo establecido y les damos la enhorabuena por el oro conseguido.

Otro tema que ya viene siendo una tónica habitual, es la gran diferencia entre puntuaciones que hubo en algunas pruebas. Para observar las medias parciales pueden hacerlo en la lista de resultados



Otro tema bastante preocupante a tratar, es la utilización por parte de ciertos jinetes de pinganillos auriculares (o lo que también se conoce como auriculares espía). Estamos hablando de unos pequeños aparatos, que se ponen en el oído, facilitando la comunicación entre jinete y entrenador. Hasta ahí bien. El problema es si dicho aparato no se retira del oído para entrar en la pista de competición, y más preocupante es aun, si el entrenador sigue hablando por el emisor mientras observa la prueba. Adjuntamos una foto del pinganillo en cuestión.

Para colmo de las desgracias el día de antes de la inspección veterinaria un incendio se declaró en los alrededores de la sede del campeonato, afortunadamente dominado a tiempo a fuerza de cortafuegos. La foto muestra la proximidad de la zona quemada.

En fin, un Campeonato que nos ha dejado varias cosas en las que pensar para el bien de la Doma Clásica española.

Visto lo visto, solo nos queda la opción de aplaudir la maravillosa deportividad de los jinetes que pese a todas estas circunstancias, y algunas más, dieron todo y más en las pistas y mostraron la más absoluta corrección fuera de ellas. ¡Enhorabuena a todos por vuestro trabajo, afición, paciencia y resignación!

Agradecimientos especiales a Katty Mejías, vadecaballos.com, y a todos los jinetes que nos han facilitado sus opiniones y experiencias.

No hay comentarios: